Trazos - Oso herido

Enrique Mar – Oso herido

«Las montañas acompañan mi duelo, los nevados señalan el camino, el hielo será mi destino»


Enrique David Marjuni Llama, conocido como Enrique Mar. Dispoeta peruano, nació entre Alegría y Alerta, allá por Macondo, al sur del Perú. Usa el charango para escribir memorias y guitarra para contar historias.

Enrique Mar quemó sus fotografías. Sigue escribiendo en pequeños papeles que va dejando por dónde camina. Un grupo de estudiantes lo notó y empezaron a seguirlo. Al recoger sus pedazos de papel donde a veces solo se encuentran garabatos o dibujos. Otras veces no escribe, solo recita algo mirando una ventana sucia o el final de la calle unos automóviles pasar. Entonces algo se perdió; y él sonríe satisfecho.

Enrique Mar se compara con un oso. Se imagina un oso andino, un oso de anteojos en peligro de extinción, con cada vez menos espacios libres, con más jaulas que árboles. Se siente amenazado y huye a las montañas.

 

—————————————

Enrique Mar – Oso Herido

 

El susurro respondía con frío
De frente, siempre de frente,
El oso alistaba la piel
Impávido y algo mullido
Alistaba el pecho ante el disparo,
Y aquel rifle disparó.

Miento si digo
Lo pensé enseguida,
Miento si treinta fue poco
Para agrietar la herida,
Miento y sigo mintiendo
Ante la falta bruñida,
Miento en esta mentira.

Insanía de ideas calcitrantes
Te quieros de mis venas te quieros,
Dije mis oraciones a los cielos
Llené los cielos de oraciones,
Súplicas en versos profanos
Versos sin tinta ni papel.

Caminé de espaldas
Sin mirar el camino empedrado
Sin notar las raíces sobre las piedras
Caminé sin calzado adecuado.

De las luces provenientes del cielo
Solo comprendí cómo se apagaban,
Como torturaban el iris con destellos
Como los cielos fallaban.

Las montañas acompañan mi duelo
Los nevados señalan el camino
El hielo será mi destino,
El invierno será más invierno
Para este oso herido.

—————————

A %d blogueros les gusta esto: